7 mar. 2017

Que No Te Confundan.


El Impuesto de Sucesiones y Donaciones (ISD) es un impuesto social que grava el lucro por haber recibido gratuitamente unos bienes sin haber desempeñado un esfuerzo personal para conseguirlos. 




El 93% de los andaluces que heredan están exentos de pagar el Impuesto de Sucesiones por las bonificaciones que aplica la Junta. Solo un 7% de las herencias pagan en Andalucía; las de aquellos que más tienen. En el caso de los parientes directos que heredan, esta cifra baja al 2%. Durante el ejercicio 2015, el número de declarantes por ISD fue de 267.553, de los que solo 19.487 tuvieron que pagar por el impuesto. Un total de 248.066 herederos tuvieron que liquidar el impuesto pero no tuvieron que pagar nada. 

No obstante, se ha reformado el impuesto, se ha realizado una puesta al día del tributo con el fin de lograr una mejor distribución de la carga fiscal. Se ha adaptado el impuesto a la realidad social y económica actual, manteniendo su carácter progresivo. En Andalucía se entiende que hay que proteger a las rentas medias y trabajadoras, pero las grandes rentas tienen que contribuir en función de su capacidad económica al mantenimiento de los servicios públicos básicos que garantizan la igualdad de oportunidades. 

La reforma, que ha entrado en vigor en dos fases protege a las rentas medias y trabajadoras, pero manteniendo sin cambios las rentas altas, para que contribuyan más los que más tienen. Básicamente se ponderan adecuadamente los requisitos de las deducciones para no poner trabas al relevo generacional en el campo andaluz y a aquellos hijos que heredan de sus padres su vivienda habitual. 

Desde el pasado mes de enero, se ha elevado el mínimo exento para personas que reciben una herencia de 175.000 a 250.000 euros. Además, para bases imponibles entre 250.000 y 350.000 euros, se crea una reducción de 200.000 euros que corrige el error de salto que se producía en esta franja. Es decir, un hijo que hereda de su padre 250.000 euros no tiene que pagar nada. En cambio, una persona que recibe una gran herencia, por ejemplo de 400.000 euros, sí tiene que pagar. Y tiene que pagar porque es de justicia. Una persona que herede hoy 200.000 euros no tendrá que pagar nada (hasta ahora pagaba 28.250 euros). Y otra que herede 300.000 euros, pagará 4.992 euros lo que supone una reducción del 90% respecto a la cuota que le correspondía

No hay comentarios:

Publicar un comentario