31 oct. 2016

Antonio Ruiz Villalba: "Su padre era Donato y su madre Chinche” vivía en el cerrillo.



Los héroes de la Seat

Barcelona dedica un pasaje a Antonio Ruiz Villalba, trabajador asesinado por la policía franquista durante una protesta sindical en 1971



  
Un vecino de Jérez del Marquesado, como todos los héroes que emigraron buscando una vida mejor, fué asesinado por luchar por sus ideas. En unos años de durisimo trabajo y reinvindicaciones donde no se permitia a los trabajadores pedir justicia y dignidad, palabras que tanto usamos y en las que poco nos paramos a pensar, tiempos que no debemos ni queremos olvidar.

Entre las peticiones de los sindicalistas que acabaron en aquella jornada trágica, demandas que hoy suenan impensables, no precisamente por superadas. Que sean voluntarios los que pasen a integrar el turno de noche, cena y café caliente a la hora del bocadillo o no trabajar los sábadospor la noche.
Definitivamente, eran otros tiempos.

Tenemos pocos datos: Su padre era “Donato y su madre Chinche” vivía en el cerrillo.




Haciéndole un homenaje en su nombre y causa.
Acaban de ponerle el nombre a una calle en Barcelona, de una persona que fue asesinada por la policía franquista en plena lucha por defender los derechos de los trabajadores en SEAT. Se convirtió en un ejemplo a recordar y por fin se hace justicia a la figura, la de Antonio Ruiz Villalba, que los trabajadores y ex trabajadores de la fábrica llevan años reivindicando y que el martes, otra vez 18 de octubre, finalmente, entrará a formar parte del nomenclátor de la ciudad


“El día que lo mataron, estaban reunidos y el estaba muy nervioso, como estaban las puerta abiertas la Guardia civil rodeaba la fabrica con los caballos, y él se fue hacia los caballos, los compañeros que trataron de sujetarlo, se quedaron con trozos del mono de trabajo en la mano y fue cuando le dispararon.”


  

Antonio Ruiz Villalba que el Memorial Democrático de la Seat organiza todos los años ese día. 
El día, de 1971, en el que ocho balas de la policía franquista perforaron el cuerpo del joven soldador de la sección 33 del taller 4 de la fábrica que marcó la lucha obrera antifranquista más allá de las fronteras de la Zona Franca.
Será en la Zona Franca, a pocos metros de los talleres en los que fue abatido por los grises mientras participaba en el encierro en la fábrica para pedir la readmisión de los despedidos por participar en las movilizaciones sindicales. 
En el pasaje de entrada a la escuela de la Seat, hasta ahora sin nombre, junto a las viviendas de los trabajadores la petición se aprobó por unanimidad, y fueron el ampa y el equipo de maestros de la escuela quienes pidieron que fuera el pasaje de entrada a la escuela el que recibiera el nombre de Villalba, ya que hasta ahora no tenía una dirección exacta", explica Carles Vallejo, presidente del Memorial Democrático de la Seat, quien participó en las protestas en las que cayó el joven soldador y quien también sufrió la represión: fue uno de las decenas de detenidos. "Antonio Villalba es un símbolo. Dedicarle una calle a él es reconocer las luchas de la Seat", prosigue Vallejo. Y es que las luchas de la Seat, empezando con su revolución interna contra el sindicato vertical, "marcaron todo el movimiento obrero antifranquista y la lucha por las libertades en esta ciudad",
Fuentes:
Helena López, el periódico.com
José María Requena
Amigos de Nuestro Pueblo Jérez del Marquesado.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada