17 dic. 2016

¿Has puesto el belen? Te contamos su historia



Un belén es una representación del nacimiento de Jesús, tal y como se describe en los evangelios de Mateo y Lucas. Desde pequeños hemos visto representado el belén en el cine, la pintura y el grabado.

La cultura popular incluye figuras del niño Jesús, María y José. Otros personajes de la historia de la natividad, como los pastores, los Reyes Magos, y los ángeles también suelen aparecer cerca del pesebre o establo. Así como algunos animales de granja, en concreto un asno y un buey, así como los camellos de los Reyes Magos.

Se cree que fué San Francisco de Asís quien por primera vez para una celebración navideña organizó un belén como conmemoración del nacimiento de Jesucristo en la Nochebuena de 1223.

Fue realizado en una cueva próxima a la ermita de Greccio (Italia) y la escena no fue representada con figuritas como hacemos actualmente sino con un belén viviente con seres humanos y animales reales. El Papa Honorio III dió su bendición a la exhibición y estas representaciones se volvieron muy populares en toda la cristiandad.

En el siglo XV, se construye en Nápoles el primer Belén con figuras de barro y las estatuas fueron reemplazado a los participantes humanos y animales. Las escenas estáticas iban creciendo cada año con la elaboración de más figuras ricamente vestidas y en diferentes situaciones de la vida en un cada vez más complejo paisaje.

El montaje de los belenes por Navidad se consolidó como tradición en la península itálica y fue pasando al resto de Europa, al principio como práctica eclesiástica, posteriormente aristocrática y finalmente popular.

Esta gran expansión fue debido a la gran afición por los belenes del rey Carlos VII de Nápoles que pasó a ser el rey Carlos III de España. El rey promovió la difusión de los nacimientos entre la aristocracia española, llegando posteriormente a la práctica popular en la toda España y en América. Cuando Carlos III llegó a España en 1760, se trajo consigo de Nápoles varios escultores que realizaron diversas figuras de Belén para la realeza y la aristocracia.

Su favorito, el Belén del Príncipe se guardaba en urna de talla dorada con un angelito en lo alto del Belén y contaba con 180 figuras de medio metro de alto. En la actualidad, puede verse en el Palacio Real de Madrid y suele tener una posición destacada en los discursos de Rey Juan Carlos de España por Navidad.

Los países belenistas en Europa son España, Portugal, Francia, Italia, Alemania, Austria, Hungría, Chequia, Eslovaquia y Polonia; asimismo son construídos en toda Sudamérica y los Estados Unidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario